Receta de choripán

¿Por qué será que las recetas más sencillas son las que están más ricas? El choripán es una de las recetas más famosas de toda Argentina, sobre todo del sur, la cual popularizó hace un tiempo Messi, por la polémica creada al verlo comer choripán en abundancia.

¿Qué ingredientes necesitamos para el choripán?

Los ingredientes para el choripán son bien sencillos. El esencial es el chorizo, de manera que vamos a necesitar un chorizo por persona, dos si la persona es muy comilona o tiene mucha hambre.

Para el verdadero choripán se necesitan chorizos parrilleros argentinos, que en otras regiones se conocen como chorizos criollos. Si no encuentras estos chorizos los puedes sustituir por otros, aunque el sabor no será el  mismo.

Otro de los ingredientes esenciales es el pan. El choripán clásico se hace con baguette, un tipo de pan francés que se encuentra en cualquier parte, aunque se puede sustituir por el pan que más nos guste.

Los ingredientes restantes son el tomate, la lechuga y la mostaza. En cuanto a las cantidades de estos ingredientes, se ponen al gusto, aunque lo normal es colocar un par de hojas de lechuga, un par de rodajas de tomate y un chorro de mostaza en cada choripán.

¿Cómo se hace el choripán?

Uno de los secretos de su éxito es la facilidad con la que se hace un choripán. Por eso, es la estrella de los campos de fútbol o de las meriendas de los niños.

Lo primero es asar los chorizos en la parrilla. Lo normal es tenerlos unos quince minutos, aunque el tiempo depende de lo curado que esté el chorizo y de cómo nos guste. También se pueden cocer, pero lo cierto es que no tiene mucho sentido, ya que asados están más ricos y no les añadimos nada de grasa.

Mientras asamos los chorizos partimos el pan con el tamaño que queramos. Se puede dejar así, pero la tradición manda ponerlo en el fuego para tostarlo un poco y que cruja. Además, el pan caliente está más rico.

Con los chorizos y el pan listos le llega la hora a los vegetales. En un lado del pan hacemos una “cama” de lechuga y tomate, con la cantidad que queramos, sobre la cual vamos a depositar nuestro chorizo o chorizos si tenemos mucha hambre.

Ya sólo nos queda la salsa. La receta tradicional dice que hay que poner mostaza, pero podemos poner también kétchup, salsa brava, barbacoa o una mezcla de todas ellas, aunque os recomiendo la receta tradicional.

En el caso de poner más salsas lo mejor es no abusar, porque si lo hacéis los sabores del choripán van a quedar enmascarados detrás de los de las salsas, que saben bastante fuertes.